El Reloj de Chepén


El viejo reloj del templo San Sebastián de Chepén fue inagurado a mediados del año 1910, después que se iniciara una colecta pública para adquirirlo. Se formo un comité que presidió Pedro Saavedra e integraron los señores Víctor Magliola, Antonio Figuerola, Sandalio Otoya, entre otros. Este comité logro reunir los 3 mil 286 soles con 83 centavos de ese entonces, valor del artefacto. La compra se hizo a la Thomas Chock y Cia, de Nueva York a través de la Compañía Importadora Salas y Perales ( Pacasmayo). El reloj con campana, llegó en 13 bultos que fueron desembarcados en el Puerto de Pacasmayo, las autoridades municipales chepenanas de entonces aprobaron una partida para contribuir a ese objetivo. Cuando el reloj se inauguró hubo una verdadera fiesta en la ciudad. El reloj público se convirtió en el regulador de la vida de casi todos los chepenanos

Su primer desperfecto se registró hace 20 años, cuando los pobladores escucharon como 500 veces seguidas el sonido de la campana para luego detenerse. Luego fue reparado y constantemente ha sufrido desperfectos. El Club de Leones y la Municipalidad han sido las instituciones que se han preocupado por su funcionamiento. Se recuerda el trabajo del maestro mecánico Luis de Lucio, quien confecciono algunas piezas para su mantenimiento.

Los chepenanos entrados en años recuerdan a dos empleados municipales que estaban siempre pendientes del cuidado del reloj allá por la década del 50 y 60: Carlos Piña Cabanillas y Juan Leu san, ambos ya fallecidos.

Fuente y redacción: Ismael Ulfe Vertiz


Responsable de la selección de contenidos: Marco A. Flores Sánchez // e-mail: marcof70@yahoo.es